1

El alumno consigue dominio y fluidez para hablar en público y en Inglés.

2

Mejora sus capacidades de escritura, lectura y habla en Inglés.

3

Tiene más vocabulario, mejor pronunciación y más comprensión de la gramática de la segunda lengua.

4

Se sentirá más seguro y desinhibido de hablar con otros y hacerse entender.

5

Asume responsabilidad compartida para trabajar de manera colaborativa y actua con ideas creativas para realizar una contribución tangible.

6

Sube su  autoestima, aumenta su confianza y motivación al sentirse involucrado y artifice directos de sus propios trabajos por proyectos en Inglés.

7

Tiene las competencias necesarias del siglo XXI significativamente más desarrolladas, lo que consecuentemente expanderá sus horizontes.

8

El alumno es más consciente de una realidad diferente a la que enseña y ofrece como modelo la escuela tradicional

9

Demuestra originalidad e inventiva en su día a día. Desarrolla, implementa y comunica nuevas ideas a otros.

10

Es un niño entusiasta que disfrutará aprendiendo y en contacto con demás niños para conseguir un objetivo que le permita sentirse realizado.